GENÉTICA CUIDADO Y BELLEZA DE LA PIEL


La vida es una sucesión de cambios, la piel es buena prueba de ello. Nuestra piel está a la merced de todas las fuerzas que actúan sobre ella: nuestra determinación genética, el sol, el clima, y nuestros propios hábitos. Los cambios en la piel están entre los signos más visibles de envejecimiento.

Las variaciones en los genes, llamados SNPS o polimorfismos de un nucleótido (A, T, C, G) que se consideran mutaciones puntuales son cambios simples en la secuencia de ADN, que determinan tanto diferencias de nuestro aspecto (color piel, ojos y cabello, altura, etc.), como diferencias en nuestro metabolismo y funcionamiento interno incluyendo la propensión de un individuo a envejecer de una determinada manera. Determinar que genes tienen SNPS con una incidencia dermatológica, es esencial en la evaluación diagnóstica genética de variables fundamentales para el conocimiento del envejecimiento de la piel, nuestra apariencia y cuidado.

Los genes involucrados en el envejecimiento lo hacen regulando la funcionalidad de proteínas implicadas en la mayor parte de los procesos y estructura de la piel como el colágeno, elastina, catalasas, colagenasas, metaloproteinasas, proteoglicanos, etc.

-Uno de los factores en el proceso de envejecimiento es la hidratación que está relacionada entre otros factores con genes que expresan un determinado tipo de colágeno, expresándose mediante la estructura, textura y aspecto de nuestra piel.

Las personas dependiendo de la expresión genética de un determinado tipo de colágeno tenemos menor o mayor predisposición a la formación de arrugas.

Por otra parte, variantes genéticas en relacionadas con los procesos de oxidación, pueden determinar que una persona sea más o menos resistente a los ataques de los radicales libres oxidantes. De la misma forma, sabemos que hay genes implicados en el fotoenvejecimiento, cuyas variantes ofrecen a la piel una mayor o menor resistencia al envejecimiento causado por la exposición al sol. Las personas con determinadas variantes son más resistentes a los rayos ultravioleta del sol y su piel envejecería más lentamente.

Nuestra carga genética (ADN), el medio ambiente y nuestro estilo de vida, así como los cuidados que damos a nuestra piel, determinan la forma en que envejecemos. Conocerse y actuar a tiempo son un instrumento para ralentizar el proceso y controlar en la medida de lo posible, sus efectos. Dentro de los factores ambientales, la dieta y el estilo de vida tienen un importante papel en la longevidad.
Estudio Genético cuidado y Belleza de la Piel
El conocimiento genético te permitirá actuar y tomar decisiones de mejora para el cuidado y belleza de tu piel.

También te dará información sobre los factores de riesgo de sufrir alopecia según tu perfil genético capilar.

A partir de tu estudio genético, podrás decidir qué tratamientos y qué productos son los más adecuados para ti, ayudándote a retrasar los signos del envejecimiento y a mejorar el estado de tu piel y de tu cabello.


Sabemos que esta es la mejor forma de prevenir el envejecimiento prematuro y adaptar nuestro cuerpo ante la acción del paso del tiempo y los factores ambientales.


Descubre nuestros Test: Belleza y cuidado de rostro, Test ADN capilar y Test ADN celulitis.

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar en vez O Restablecer la contraseña